Inicio

Pichones sanos y fuertes

La fortaleza y salud de nuestros pichones comienza a forjarse antes de unir nuestras parejas de cría. Existen unas normas básicas que intentaré detallar por orden cronológico en la constitución de las parejas reproductoras.

Antes de la formación de la pareja, los sementales necesitan el reposo biológico para el acumulo de energía, salud y en definitiva para restablecer el desgaste que supone la temporada de reproducción. A mis sementales les doy un reposo continuado de al menos desde Junio a Enero. En la semana previa a la unión les administro un choque de calcio-vitaminado, así como una sola dosis de SPARTRIX, a fin de eliminar posibles portadores de tricomonas. A su tiempo habremos vacunado contra la peste aviar toda la colonia, para eliminar resquicios del virus.

En el momento de la constitución de la pareja habremos de tener en cuenta el clima, ubicación del criadero y estado óptimo de los ejemplares para su reproducción. El clima no es igual para una pareja en Los Pirineos que el sur de la península, por lógica tendrá que haber algún tiempo de diferencia. La ubicación del criadero es primordial en cuanto a la luz y orientación, si lo tenemos orientado al sol de la mañana y recogidos del mal tiempo, podremos comenzar antes el periodo la cría. He visto como aficionados experimentados se sorprenden cuando una paloma no les pone al juntarla con su macho en un sitio en semioscuridad, esta habría reaccionado mejor en un sitio soleado. La pareja una vez constituida desde el primer momento esté o no en libertad deberá disponer de los siguientes utensilios:

  1. Un nidal de plástico circular con su almohadilla desechable de cáñamo, en cuya base le echaremos un insecticida apropiado, con lo que los efluvios tendrán a nuestra pareja libre de parásitos durante la cría, siempre que cada quince días repitamos la operación de desparasitación. Tendremos en cuenta, que el habitáculo deberá tener capacidad para otro nidal, que colocaremos a cincuenta centímetros cuando los pichones tengan de quince a veinte días aproximadamente, para recoger la segunda puesta independientemente que nos interese o no, pues con ello evitamos que pongan sobre los pichones e incluso algunas parejas he podido observar como arrojan a sus pichones fuera del nidal para poder realizar la puesta.
  2. Un envase con arena calcárea de la que venden en las tiendas especializadas que llevan conchas y otros minerales.
  3. Si nuestras palomas soportan el pienso compuesto (cilíndrico), existe en el mercado uno para mensajeras equilibrado, vitaminado y especifico para palomas, mis Jiennenses, salvo raras excepciones, lo soportan bastante bien.
  4. Existen en el mercado mezclas de semillas muy equilibradas pero la experiencia me ha demostrado que como todos los animales si tienen comida revuelta, tienen tendencia a escarbar y tirar lo que menos les gusta. Por este motivo yo les pongo veza, trigo y maíz todo separado.
  5. El agua limpia y fresca a diario, no se le da la importancia que tiene, existen enfermedades que con un cambio diario de agua se evitarían. No añadir ningún desinfectante si el agua es de consumo humano, pues de todos es sabido que el agua potable ya está tratada, si le añadimos más lejía o cloro, lo único que haremos será destruir la flora digestiva de nuestros ejemplares y en especial de los pichones que son más débiles. Otra cosa sería limpiar los enseres con cualquier desinfectante siempre que sean aclarados convenientemente.

Durante la cría observaremos a diario los pichones en especial la quilla, el buche, para apreciar el grado de alimentación. Si notamos la boca algo abierta la exploraremos por si tuviera algún tipo de enfermedad, tratarla a tiempo. Si a pesar de todas estas medidas podemos apreciar la quilla torcida habrá que pensar en una disfunción orgánica de su aparato digestivo, en la mayoría de los casos hereditarios, con lo que tendremos que eliminar los reproductores o al menos cambiar los componentes de la pareja. De todas formas cuando observo una quilla torcida intento remediarlo dándole al pichón un cuarto de comprimido de calcio vitaminado diario durante unos días, a veces da resultado, pero en algunos casos no hace más que agudizar esa disfunción, con lo que con posterioridad podemos encontrarlo con el buche lleno y muerto. Para un novato quedará extrañado, pero para un entendido, observará su hígado que estará inflamado y tan duro como un chino de río.

Los pichones sobre los veinticinco días comienzan a comer solos, pero si los separamos de los padres les estaremos destetando tempranamente privándoles de un aporte extra que dan los buenos padres hasta durante diez días más, con ello evitamos, la debilidad causada por el trauma que supone pasar de una alimentación prácticamente digerida a una de grano sin más, sin contar los jugos gástricos que los padres les aportan. En definitiva que es preferible dejarles hasta pasado el mes de vida con el fin de que el trauma de destete sea mínimo, para esto habremos de sacrificar una nidada de huevos o buscar otras nodrizas, pues tan poco sería lógico tener los pichones con los padres treinta y tantos días y eclosionar los siguientes pichones, pues eso sería privar a la siguiente nidada de la reserva y descanso pertinente. Tendremos en cuenta que nos les falte junto al nidal comida y agua fresca.

El destete lo haremos con unas normas básicas a seguir, no cambiarle de alimentación, mantenerla lo más variada posible. A diario los observaremos a la noche sobre todo que tengan comida en el buche. La quilla es otra referencia a tener en cuenta, pues es en los primeros días cuando suele aparecer los problemas, con lo que habremos de tomar las medidas correctoras ya citadas. A los cuarenta y cinco días de vida habremos de suministrarles un tratamiento (SPARTRIX) contra las tricomonas que tiene una eficacia anual. A partir de estos momentos solo tendrán que disponer de libertad para hacer ejercicio, picotear cuanto pillan con los peligros que conlleva, alimentación variada, agua limpia y diaria, cada quince días un insecticida que no ataque a la pluma.

Consideraciones finales:

  1. Las aguas estancadas, aunque sean ajenas al palomar pueden constituir un foco de infección que nos puede dar más de un disgusto. Piscinas con el PH alterado, canalones de aguas detenidas, aguas fecales y en definitiva todo acceso a cualquier liquido que no sea el agua limpia y fresca que le pongamos. El agua para el baño debe de ponérsele periódicamente, retirándola una vez usada, pues a veces es usada para beber con el riesgo que eso supone.
  2. La alimentación puede ser algunas veces el medio de transmisión de algún problema de salud. Recuerdo una época en que algún almacén utilizaba sacos reciclados procedentes de abonos químicos como envase del grano, eso diezmo algún palomar que otro, debemos de exigir sacos originales con sus anagramas correspondientes. Los comederos y bebederos deben de estar diseñados para que los excrementos no caigan en el contenido.
  3. Los pisos de los voladeros, palomares y en definitiva el habitáculo del palomar cuando no sea posible la reja metálica, lo tendremos limpio. NO ES ACONSEJABLE arenas, serrín, tierras asépticas o cualquier otro deposito que lo único que hace es acumular suciedad y servir de medio de multiplicación para los distintos virus y bacterias a que están sometidos nuestros animales.
  4. La limpieza de los pisos debe de ser periódica, si la olvidamos y no existe aireación, la palomina en su proceso de secado y máxime cuando se moja, genera en su descomposición varios compuestos entre ellos el amoniaco, estos respirados por nuestros pichones les pueden producir afecciones respiratorias de por vida.
  5. Los excrementos deben de ser el baremo de salud de nuestras aves, si somos obsevadores podemos detectar algunas enfermedades antes de que el animal sufra un desgaste. Diarreas verdes en los pichones igual a enfermedad activa.
  6. Los rayos solares son una fuente benefactora para nuestras palomas, por un lado les suministran lo necesario para el proceso vitamínico y por otro es uno de los desinfectantes mejores que hay, pero ojo que si hemos criado los pichones en zona muy umbría no podemos de golpe y porrazo someterlos a pleno sol. Una insolación tendría unos síntomas muy parecidos a muchas de nuestras enfermedades: diarreas, abatimiento, alas caídas. Suministrémosle al menos la posibilidad de cobijo.

Ya por último matizar la posibilidad de suministrarles durante el periodo de cría un complejo de calcio vitaminado en el agua, yo lo hago desde Enero hasta Junio casi permanentemente a todos los componentes del palomar. Todas las vitaminas son importantes, pero la base de un complejo apropiado para nuestras palomas ha de serlo en función de los tipos:

  • D-3: favorece la absorción del calcio, estabilizando la puesta de las hembras y evitando alteraciones de la quilla en los pichones.
  • E: estimulante de las gónadas, evitando la esterilidad y fallos embrionarios.
  • B: estimula el apetito tanto de los reproductores como de los pichones.
  • A: previene y ayuda a combatir enfermedades como la disterioviruela o la tricomoniasis.

Dedicado a aquellos que empiezan en esta bella afición

Juan Espinosa. Jaén 19 de Mayo de 2001