Inicio

La quilla torcida

“QUIEN NO TIENE BUENAS HEMBRAS, NO PUEDE OBTENER BUENOS PICHONES”

Con más frecuencia de la que quisiéramos vemos como algunos de nuestros pichones se les tuerce la quilla y cuando queremos darnos cuenta nos encontramos ante un cuadro irreversible de por vida, en algunos casos por muchas precauciones que pongamos no podremos evitarlo pero la mayoría de las veces si contamos con los medios adecuados y unos conocimientos mínimos sabremos evitar esta anomalía que penaliza en las exposiciones y lo que es peor aun impide un vuelo normal y reduce facultades físicas.

La quilla torcida puede tener varias causas pero las más usuales son:

Raquitismo hereditario no tiene remedio es una patología de nacimiento heredada que impide producir o absorber el calcio, algo así como la persona que nace con la imposibilidad de procesar o asimilar la insulina. La única solución es emparejar uno de los componentes con otro ejemplar que sepamos que es fuerte y dominante en ese aspecto, estos ejemplares suelen ser de hueso algo más recio y pechuga más ancha. Si el factor dominante es el defecto que tratamos de evitar habrá que desechar el ejemplar como reproductor.

Raquitismo alimenticio es la más fácil de prever e incluso corregir si se coge a tiempo, pues basta con tener buenas nodrizas y suministrarles todo lo necesario durante la cría. No descuidando los controles posdestete a veces tan fatales para estas causas.

Por enfermedades transitorias o crónicas, cuando en el palomar existen enfermedades de tipo crónico que los adultos las sobrellevan o están inmunizados, pero que para un ser nuevo supone un trauma, ejemplo las diarreas que pueden tener su origen en una salmonela o una coccidiosis.

En cualquier caso debemos de evitar emparejar dos ejemplares con la quilla deformada. Para determinar que un ejemplar es portador de este defecto en sus genes habrás de facilitarle un-a buen-a consorte, unas buenas nodrizas, un ambiente sano y las medidas correctoras adecuadas, si aun así sus hijos heredan este mal lo tendremos claro, no merece la pena tenerlo-a como semental, salvo en casos muy excepcionales que se podría intentar corregir dicha anomalía en la generación siguiente.

Una buena consorte será aquella que en sus ascendientes no exista ningún síntoma ni tan siquiera un amago leve de deformidad en la quilla.

Para que unas nodrizas sean buenas no solo deben de dar suficiente cantidad de alimento, si no tener la facultad de generar unos jugos gástricos ricos en componentes necesarios para el desarrollo de los pichones, esto evitará esos pichones que aun viéndolos con comida permanentemente observamos que no desarrollan lo que debieran, aunque a veces esto puede ser debido a otras causas internas del pichón.

Ambiente sano implica todo aquello que repercute en la salubridad: limpieza, ausencia de humedad, aireación que no corrientes de aire, sol para favorecer el desarrollo vitamínico y fomentar el crecimiento. Cobijo y sombra cuando exista exceso de sol. Medidas correctoras, como tales entendemos aquellas que cuando aparecen los primeros síntomas de anomalía en la quilla se les puede facilitar si no se ha hecho ya, a tener en cuenta algunas de ellas:

  • Granos no tratados químicamente.
  • Piensos compuestos granulados específicos para palomas, vienen muy completos y dan muy buenos resultados.
  • Aminoácidos, complejos vitamínicos sobre todo A,D3,E, llamadas del crecimiento.
  • Calcio teniendo en cuenta la dosis correcta ya que el riñón deberá procesar el exceso que se le suministre.
  • Si no tienen acceso a chinas y minerales, habrá que facilitarles compuestos de los existentes en el mercado para facilitar la trituración del grano.

Ya para finalizar este tema decir que se sabe que el macho aporta tanto como la hembra a su descendencia, al cincuenta por ciento según los expertos, pero debemos de tener en cuenta que la hembra es la que deberá de facilitar al embrión en sus primeros veinte días de vida su aporte alimenticio a través del componente interno del huevo, luego partiendo de este conocimiento si una hembra adolece de raquitismo, ya tiene de por sí un problema en la formación del huevo, es muy probable que ya estemos sometiendo a privaciones al embrión desde el primer día de su existencia, con lo que al nacimiento del mismo llevará mermada su vitalidad y le costará ponerse a unos niveles normales en cuanto a desarrollo y crecimiento. De lo último expuesto deduzco que pudiera ser la causa por la que los antiguos palomeros sin saber porque a veces le atribuían a la hembra más participación en la constitución de la pareja que al macho, de hecho he oído el dicho muchas veces “QUIEN NO TIENE BUENAS HEMBRAS, NO PUEDE OBTENER BUENOS PICHONES” o “ LA HEMBRA PONE MÁS EN LOS PICHONES QUE EL MACHO”. A fin de cuentas los “viejos palomeros” pueden que en esto también llevaran razón como casi siempre.

Juan Espinosa Martínez. Jaén 01-11-01