Inicio

Retención del huevo en las hembras

Para muchos aficionados el tema en cuestión, puede resultarles simple y reiterativo, pero dado que este problema de nuestras aves no lo he visto tratado aún, ni aparece en el manual, es por lo que me he decidido aportar mi experiencia personal al respecto.

Entrando en una definición simple, podíamos decir que es un trastorno de la función del oviducto, para la expulsión del huevo una vez calcificado.

Causas

Raramente se encuentran motivos hereditarios, posiblemente porque es un defecto que se autodesecha en la reproducción al no concluir la puesta satisfactoriamente. Con igual rareza pueden existir causas traumáticas, como pueden ser falta de reposo durante la puesta agresividad de sus congéneres  etc. El principal fenómeno que da lugar al huevo distócico (de puesta difícil) quizás se deba a una alteración de la facultad de oviducto-ovisaco para imprimir ciertas contracciones al huevo a fin de darle la posición más correcta para la puesta. Otra posibilidad queda contemplada con la aparición de los huevos de gran tamaño (macrosómicos). En algunas ocasiones es motivado, por una falta de calcificación de la cáscara, quedando el huevo blando perdiéndose en él las contracciones del oviducto.

Para evitar la aparición de estas alteraciones fisiológicas nada mejor que mantener nuestras palomas con su exacto equilibrio cálcico en su organismo, de ahí que algunas vitaminas  y minerales en defecto o exceso puedan alterar su equilibrio, repercutiendo en el porcentaje de los pichones nacidos, unas veces por roturas de huevos con defecto de calcio y otras por la imposibilidad del pollo para romper las cáscara calcificada en demasía. Puntualicemos que la principal vitamina que interviene en la calcificación es la D y algunos minerales como el magnesio, manganeso, fósforo etc.,. Ojo con la utilización de las sulfamidas que modifican la capacidad del proceso de calcificación del huevo pues son utilizadas a veces con cierta ligereza, para combatir o prevenir enfermedades, pudiéndolo hacer con sus derivados por ejemplo la sufanilamida que apenas ataca a dicho proceso.

Sintomatología

Una hembra emparejada llegado su tiempo de puesta, no la realiza, para un entendido se dará cuenta que el huevo está en el oviducto. Para un neófito solo sabrá que su paloma a pesar de estar emparejada no pone, esta irá perdiendo apetito, mostrará sensación de inquietud, postración posterior, cuadro febril, sus heces serán las propias de un ave clueca y si no se le pone remedio probablemente terminará por morir.

Soluciones

Debo de puntualizar que el proceso desde su comienzo (calcificación) hasta el fin (la muerte) puede llegar a durar más de quince días. Los primeros pasos a seguir, transcurridos dos o tres días desde que calcificó el huevo, es separar la hembra del macho.

El motivo es muy simple, si el huevo que no puede poner es el segundo al seguir con el macho, su organismo probablemente comenzará otro ciclo de puesta, con lo que la crisis se agudizará a los diez días, ya que serán dos los huevos atravesados o detenidos en el oviducto.

Una vez separada, colocar un recipiente de agua para hervir con un embudo encima, a fin de que el vapor salga por su parte más estrecha, esta operación se simplifica si utilizamos una tetera. Cuando tengamos el vapor cogemos el animal a fin de aplicarlo en la cloaca teniendo en cuenta no quemarla, para ello nada mejor que acercar nuestra muñeca por su parte interna, hasta que notemos una temperatura soportable. Apliquemos estos vapores con intervalos de reposo en el casillero, hasta que ponga el huevo; favoreceremos la dilatación del conjunto cloaca-oviducto con aceite vegetal crudo, para su aplicación podemos utilizar un bastoncillo de higiene infantil.

Realizadas estas operaciones y transcurridas veinticuatro horas de reposo, si no pone el huevo, ya no nos queda más remedio que proceder a la ovotomía, o sea  la perforación del huevo con un objeto punzante, operación esta un poco delicada en la que trataremos con sumo cuidado de no perforar ningún tejido, para ello proceder a la dilatación del referido conjunto con el citado objeto dando pequeños movimientos giratorios antes de impulsarlo para llegar a la perforación. Concluida esta operación el organismo irá absorbiendo o expulsando la composición interna del huevo, con lo que su salida una vez vacío será más fácil. Si esto aún fuera insuficiente habrá que proceder a su vaciado con jeringuilla y posterior extracción con pinzas, estos últimos pasos son casi siempre innecesarios, dado la capacidad de absorción y expulsión que tiene su organismo.

Algunos aficionados me comentaron que le suministran por la boca aceite vegetal para favorecer el deslizamiento del huevo. Personalmente no estoy de acuerdo, dados los trastornos que les produce al aparato digestivo, por otro lado es sabido que las heces afloran por la cloaca y el huevo por el ovisaco, si bien están juntos no son los mismos conductos, como claramente nos muestra el Sr. Valero Jiménez en su articulo sobre el aparato reproductor, n. 107 (figura 2) de la revista  Palomos Deportivos de setiembre del 89.            

Experiencia personal

Una de mis palomas dejadas a un amigo pone el primer huevo a su tiempo, transcurridos diez días desde que debiera de poner del segundo, me llama por teléfono y me dice el problema existente. Una vez el animal en mi palomar, procedo a seguir los pasos citados, viéndome incluso en la necesidad de llegar a la perforación, esa misma noche la hembra puso dos huevos, el perforado (completamente vacío) y el que ya tenía de una segunda fase de puesta dado el tiempo transcurrido. Con posterioridad la he empleado para la cría sin ningún problema, no sin antes proceder a su estabilización de calcio en el organismo, base fundamental para evitar estos contratiempos.

Ya solo me queda añadir que para casos de ejemplares de gran valía, se les puede aplicar un tratamiento más científico a nivel veterinario, como puede ser una inyección subcutánea de hormonas (oxitocina) en su justa dosificación, especifico contra la debilidad del oviducto.

Juan Espinosa Martínez. Jaén.