Inicio

Tricomoniasis o Chancro

La Tricomoniasis, también llamada Chancro, Botón Amarillo y en algunos caso Muguet, es una enfermedad que ataca a la mayoría de los pichones, aunque no en todos se manifiesta, a veces causa verdaderos estragos si no se coge en su primer ciclo, sin embargo si la detectamos a tiempo es simple y fácil de tratar. En los adultos es inusual pero no imposible, siempre dependerá de la resistencia de inmunidad general que posean.

ejemplar con tricomoniasis
Ejemplar con tricomoniasis.

Etiología

Esta enfermedad está producida por un protozoo flagelado, Tricomonas Columbae, unicelular del grupo de los Protozoos. Se multiplica en medios líquidos como por ejemplo la saliva, con un periodo de incubación próximo a los nueve días. La transmisión puede ser directa de un animal a otro, o indirecta al ingerir alimentos contaminados e incluso al aspirar partículas contaminadas.

Sintomatología

Los animales al cabo de unos días de ser atacados presentarán un aspecto deplorable, plumas erizadas, estarán embolados, trastornos digestivos como diarreas y excesivo consumo de agua, perdida de peso llegando a la muerte.

La enfermedad se puede presentar en tres formas en función del centro de ataque o vía de acceso:

  • Forma Bucal:

    En algunos pichones observamos que la cabeza ha sufrido un cambio de aspecto, por ejemplo hinchazón de la cara, deformación de la cavidad del globo ocular o un bulto más o menos grande en la garganta. Si lo examinamos, abriéndole el pico podemos apreciar unas formaciones amarillentas llamadas “chancro” que en su desarrollo pueden alcanzar el tamaño, color y similitud de un grano de maíz remojado, se pueden ubicar junto con otros puntos de menor tamaño, llegando a unirse unos con otros produciendo el colapso e impidiendo la alimentación, en algunos caso llegando a la muerte por asfixia. NUNCA se debe de extraer pues causaríamos hemorragias bastantes perjudiciales e innecesarias.

  • Forma Umbilical:

    En los pichones recién nacidos, cuando el ombligo no cicatrizado o herido es atacado y penetran los parásitos, encuentran un medio idóneo de multiplicación, ubicándose internamente alrededor una masa gaseosa amarillenta formando el chancro, de lo que podemos deducir la importancia de utilizar siempre nidos nuevos y limpios.

  • Forma Orgánica:

    Esta es la más difícil de diagnosticar precozmente. Aunque normalmente esta forma comienza a partir de cualquiera de las otras, no siempre es así, pues si el animal bebe agua portadora de la enfermedad podría recibir una ataque directo a los órganos internos como pueden ser el hígado o cualquier tejido. En estos casos el aspecto externo no revela sintomatología alguna y cuando queramos reaccionar el animal será irrecuperable. Se podría diagnosticar la enfermedad por análisis clínico de la saliva, pero salvo por algún interés particular no merece la pena, dado el fácil tratamiento que tiene esta enfermedad.

Tratramiento

Partiendo de la base que es una enfermedad que ataca generalmente a pichones, el mejor tratamiento es la prevención. La experiencia me ha demostrado que una vez emparejados los reproductores lo mejor es no tratarles con nada que pueda alterar su ciclo reproductivo, por ello unos días antes de unir los sementales y nodrizas si las hubiera, con un solo comprimido de SPARTRIX, estas quedaran reforzadas en anticuerpos. A partir de aquí observar los pichones a diario y al menor síntoma le administramos medio comprimido si tienen menos de treinta días, o uno entero en caso contrario. En cualquier caso, al anillarlos les administro medio comprimido por sistema y sobre los cuarenta y cinco días un comprimido entero, quedando inmunizados con respecto a las tricomonas.

Me consta de aficionados que por economía vienen utilizando el FLAGYL comprimidos cuyo compuesto activo es el metronidazol, que es para uso humano, pero soy partidario de administrar medicamentos específicos a cada especie animal, mayor mente por la dosificación justa que no desgasta tanto el organismo. Un tratamiento desproporcionado puede incluso llegar a dejar estériles a los animales o en el peor de los casos matarlos.

Solo me queda significar la semejanza, para un neófito, que pueda tener esta enfermedad con respecto a la Difterioviruela, esta normalmente va acompañada de costrones externos (excrecencias) unidos a la piel. Ante la más mínima duda si no hemos tratado el ejemplar contra las tricomonas, es aconsejable hacerlo y seguir tratando de diagnosticar la enfermedad.

Nota: El SPARTRIX es un compuesto a base de carnidazol que tiene la ventaja de ser un tratamiento de dosis única, si bien existen otras casas comerciales que lo facilitan para administrar cinco cápsulas para cinco días contiguos.

Salvo en casos extremos, no aplicar a las parejas que estén en proceso de cría o alimentación, pues el organismo les requerirá una gran cantidad de agua y esto alterará su metabolismo, llegando a producir en algunos casos diarreas e interrupción de la cría de pichones.

Juan Espinosa.