Inicio

El palomo Buchón Jiennense, un ave que lleva el nombre de nuestra provincia por el mundo.

Jaén tiene joyas de gran valor que dan renombre y divulgación a estas tierras olivareras, valga como ejemplos sus sierras, monumentos etc., pero nunca se ha tratado en tal sentido este animal. Entrando en una definición somera de este tipo de palomo, diremos que pertenece al tipo de los Buchones o sea a los que por la selección de muchos años y partiendo del tronco común de la zurita, se ha llegado a un desarrollo casi antinatural del buche, de ahí su nombre generalizado de buchón. Pero sus principales virtudes destacables entre todos los buchones son sus dotes de seducción, su constancia en el vuelo y trabajo para atraer a su palomar a los perdidos, aunque la mayoría de ellos dedican su trabajo a las citadas zuritas, tan abundante en nuestra provincia.

En términos más sencillos se les mantienen siempre solteros y dedican toda su galantería a buscar novia, cuando la encuentran, se les premia con un tiempo de nupcialidad y se le retira de nuevo la consorte y vuelta a empezar. Esa consorte si tiene propietario se le devuelve a través de su sociedad y si no lo tiene por ser salvaje, se le da otras finalidades.

Relatos verbales

Analizando sus orígenes, es muy difícil encontrarlos, dado las pocas referencias escritas, por no decir ningunas, que existen por lo que nos tenemos que conformar con los relatos verbales que se han ido pasando de generación en generación a través de los años.

Según estos relatos, parece ser que sus orígenes se remontan a la ubicación árabe en Andalucía, probablemente estos trajeron la raza inicial o base, a partir de ahí fue seleccionada y cultivada hasta llegar a finales del siglo XIX que fue llevada esta raza por emigrantes de nuestra provincia a todo el levante donde la cruzaron con razas autóctonas, cuyos productos seleccionados, ya los llamados valencianos, fueron de nuevo emigrados a nuestra provincia, influyendo notablemente sobre todo en su aspecto exterior, pues se consiguió un palomo más bello y morfológicamente más perfecto. Entrando ya en este siglo, nos encontramos con que la afición al cultivo y cría de esta raza es ya un pasatiempo que no tiene clase social y muy extendido en toda la provincia. Aún existen aficionados que nos podían contar parte de su evolución en los últimos tiempos, pero casi todos coinciden en lo mismo, una selección en mérito a sus dotes de vuelo y seducción. Regeneraron sangre y aportaron cualidades, con cruces de otras razas como el gorguero, rafeño, marchenero etc.,e incluso con la zurita, madre de todas las razas, de la que probablemente adquirió su ribete gris en el ojo, y sus patas moradas, principales características que lo distinguen de las demás razas, así como su ligereza de vuelo.

Buenos aficionados 

Corren los años treinta al cincuenta y ya existen sociedades y cuando estas faltan hay grupos de aficionados que en la mayoría de los casos terminan siendo amigos para toda la vida. Si manifiesto que no existía ni existe clase social para este deporte como nos gusta llamarlo, es porque en este grupo de aficionados nos encontramos gentes de toda índole social y laboral, por citar algunos en función de su veteranía y buen entender ahí están D. JOSÉ GARCÍA PALACIOS, "El de la Viña", como cariñosamente le llaman los aficionados, antiguo director de correos. D. FRANCISCO SILES FIGUERAS "Paco", para los amigos, impresor jubilado de profesión y veterinario de corazón, ya que jamás estudió veterinaria pero ahí lo tenemos para cualquier problema fisiológico que les ataque a nuestras palomas, operaciones incluidas. D. GABRIEL, antiguo jardinero del ayuntamiento, hoy un poco retirado de la afición pero supongo que con la misma ilusión que cuando vivía en la plaza de Santiago (fallecido), siendo en tiempos el centro de relación con la provincia. DON JOSÉ MESA PÉREZ, pintor que con gran sacrificio ha procurado siempre tener lo mejor de la raza. D. JULIÁN ESPINOSA, el que supo impregnar en mí esta sana afición. D.ALEJANDRO UREÑA, industrial de curtidos, conocido por su buen saber. D. MANUEL FERNÁNDEZ, "El Cometo", sinónimo de raza y calidad en Mancha Real. De este pueblo igualmente remanece el famoso cantante "PERICO SEVILLA", famoso a parte de por su profesionalidad por su afición a este hobby. DON ALFONSO FERNÁNDEZ MALO, ilustre abogado y político, participe activo en el estudio y confección del estándar, así como enlace de afición entre la comarca de la sierra y el resto de la provincia.

No puedo pasar por alto el decano de todos los veteranos DON DOMINGO RUIZ GONZÁLEZ, linarense afincado durante muchos años en Barcelona, orgullo de la afición linarense por ser uno de los que más forjó la raza dándole temple, belleza y carácter, como se puede apreciar con la lectura de sus memorias, en las que cita sus experiencias, cruces y recruces. Algunos buenos condiscípulos de este como D. JUSTO SÁNCHEZ RUIZ, igualmente de linares (fallecido). Ya de nuevo en Jaén DON JOSÉ PIEDRA, dueño del restaurante de igual nombre antaño era referencia de ideas y corrientes del momento. Recuerdo otros aficionados más antiguos que mi memoria recopilan cuando aún mi padre me llevaba de la mano por mi corta edad, visitando los palomares de algunos de los citados coincidiendo con aficionados ya desaparecidos como DON JOSÉ ESTRELLA, "Pepe Estrella" para la afición.

El SR. MORAGO "El Guarnicionero" hoy jubilado. Estos y otros muchos que con tesón hicieron a parte de amigos una raza.

Expansión

Alcanza la categoría oficial de raza con la aprobación de su estándar en el año 1984. A partir de aquí se celebran exposiciones y concurso todos los años y es cuando pasa a ser conocida públicamente esta raza.

La expansión y cultivo llega a tal extremo que en la actualidad existen sociedades dedicadas al BUCHÓN JIENNENSE en muchas provincias como Albacete, Ciudad Real, Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Palma de Mallorca, Vigo etc.,por citar algunas no siendo raro aficionados incluso en Sudamérica o Miami que han pedido ejemplares para su cría y cultivo.

No sería justo terminar este artículo sin mencionar localidades de la provincia que trabajaron en la consecución de la raza tanto o más que Jaén, por ejemplo y citar alguna Linares, Baeza, Úbeda, Jódar, Mancha Real, Torredelcampo, Torredonjimeno etc., existiendo en ellos tan buenos aficionados como los ya citados. En justicia habría que puntualizar que los aficionados de Linares han sabido trabajar y comprender esta raza hasta el extremo de que bien podría haberse denominado Buchón Linarense, no obstante para generalizar y abarcar toda la provincia se encontró la justa denominación de JIENNENSE, genérico provincial que abarca y reconoce el trabajo de todos los pueblos de la provincia, sin cuya aportación no habría sido posible la creación de esta raza. 

Valoración

Para hacer una comparación de su valoración en el mercado podríamos decir que está a la altura de un perro de caza o defensa como pueda ser un perdiguero de Burgos o un pastor alemán; me consta que el campeón nacional del año 91 que pertenecía a un socio de Mérida (Badajoz), fue vendido en más de cien mil pesetas. El Campeón del año 92 perteneciente a un socio jiennense, en presencia de varios socios le estuvieron ofreciendo trescientas cincuenta mil pesetas por él para destinarlo a la cría masiva en una granja de Madrid, desistiendo la oferta por no tenerlo en venta. Este mercado en la mayoría de los casos no existe cuando hay amistad, pasando al regalo o intercambio de ejemplares. Para los neófitos o no iniciados sin medios económicos siempre hay aficionados altruistas que desinteresadamente regalan algunos ejemplares de menor calidad pero que genéticamente pueden dar buenos productos.

En la actualidad existe una sede social ubicada en Millán de Priego, donde diariamente a la caída de la tarde abre sus puertas a todos los socios, que quieran encontrar un ambiente sano de intercambio de ideas, opiniones, tomarse una cerveza o echarse una partida de dominó etc., si bien son los viernes el día que más concentración de socios se puede encontrar.

En definitiva un ave que porta el nombre de nuestra provincia por el mundo, que bien podía ser el oso de nuestro escudo heráldico, junto con el madroño de la oliva.

Juan Espinosa Martínez. Jaén.

Publicado en el Diario Jaén. 6 de Junio de 1993.