Inicio

ESTÁNDAR DE VUELO Y TRABAJO DEL BUCHÓN JIENNENSE

  1. Colocación: El palomo en vuelo se “colocará” cuando se cruce con pieza, se aproxime a su palomar y en cualquier otra circunstancia que requiera la colocación. Si va en búsqueda, persecución, o vuela distante de su palomar, su vuelo dependerá de estas condiciones, por lo que lógicamente no irá colocado. En columbicultura, un palomo se dice que va “colocado” cuando su vuelo alcanza el máximo esplendor: alarga el cuello, descuelga el buche, abre la cola, acompasa el vuelo, lo ralentiza, es decir, ¡alcanza la máxima belleza!
  2. Cuello y cabeza: El cuello deberá llevarlo por encima de la horizontal, lo más avanzado posible y como máximo sin sobrepasar 30º de inclinación. La posición en vuelo deberá ser lo más aerodinámica posible: “alagartada” o en forma de avión “Concord”. En cuanto a la cabeza, la llevará en prolongación natural con el cuello e irá relativamente paralela a la línea de la espalda del palomo.
  3. Cola: El palomo volando podrá llevar la cola desde llana a vuelta hacia arriba. Será motivo de penalización o descalificación llevarla vuelta hacia abajo, o bien, excesivamente vuelta hacia arriba. En palomos que vuelvan la cola hacia arriba, consideramos una curvatura ideal, en plena “colocación” y a efectos de puntuación, aproximadamente la de una teja. Independientemente de que el palomo ponga la cola llana o la vuelva hacia arriba, ésta, irá cerrada o más o menos abierta, en función de las circunstancias de vuelo (despegue, persecución, llegada, etc.).
  4. Buche: Deberá llevarlo descolgado y en forma de pera, sobre todo cuando vaya en vuelo de crucero. Podrá oscilar de delante hacia atrás, cuando vaya “colocado”, sin despreciar la ausencia de movimiento. En cualquier caso, no llevará balanceo lateral perceptible, aspecto este último que será motivo de penalización.
  5. Espalda: Durante el vuelo, la espalda0 deberá presentar una línea de horizontalidad, sin embargo, cuando el palomo vaya “colocado”, el conjunto de cabeza, cuello, espalda y cola podrá dar una sensación de concavidad hacia arriba, pero nunca hacia abajo (motivo de penalización en esta raza).
  6. Alas: El movimiento de las alas se asemejará a las del remo de una barca, es decir, el palomo irá “remando”, con un movimiento más o menos pausado en función de las condiciones de vuelo que lleve en ese momento (persecución, búsqueda, acompañamiento...).
  7. Patas: al hacer de tren de aterrizaje, como tal, irán juntas, paralelas y recogidas al abdomen, salvo en los casos de salida y llegada al palomar.
  8. Estado de forma y radio de acción: El parámetro estado de forma va ligado al de radio de acción. Ambos miden la facilidad, frecuencia y alcance de vuelo del palomo. Un pésimo estado de forma conllevará que sus vuelos sean muy cortos, que dé pocas salidas, o bien, que prácticamente no vuele. En este estado, el palomo deberá ser penalizado, pudiéndose llegar a la descalificación en el caso extremo de que con sus salidas (pocas o ninguna) no podamos valorar su estándar. En este apartado, el palomo para mostrar sus cualidades de vuelo y trabajo, deberá presentar un buen aspecto físico y una buena preparación síquica. Para ello, son factores importantes: poseer un cuidado plumaje, tener un peso equilibrado, buena agilidad, carácter, etc. Si la preparación es buena, los “saques” o “salidas” serán frecuentes y podremos evaluar mucho mejor el estándar.
  9. Trabajo en el aire: El palomo cuando se encuentra en vuelo y “trasteo” deberá demostrar su instinto de conservación para no ser atrapado. Siempre que una pieza pase por su territorio, iniciará el vuelo para atraerla a su palomar. Si se encuentra con ella, quizás, lo veamos “bichear”, “puntear” y sacar morrillo, pero siempre deberá de mostrar afán de persecución y conquista, así como cualquier otra cualidad que nos haga pensar en su “pequeña inteligencia”. Cuando se trate de un macho y la persecución la haga en competencia con otros ejemplares, la conquista se hará más bella y difícil y podremos apreciar mejor las cualidades de su trabajo.
  10. Trabajo en el palomar: Un aspecto muy importante del carácter del palomo es su trabajo en el palomar. Se valorará positivamente cuando de regreso al palomar -llevando pieza- pase a su cachapera, comience a llamarla y siempre esté pendiente de ella. También será bueno en su comportamiento con hembra, no picarla, salvo darle pequeños toques con el pecho y pequeños amagos de picarla. Los “saques de trabajo” serán siempre con la finalidad de atraer a la pieza y nunca de alejarla. Si se encuentra en el tejado con ella, nunca deberá corretear a la misma, le dará uno o dos “arrullíos” e intentará mediante “trasteos” llevarla al cajón.
Parámetro de vuelo Peso específico
1. Colocación20%
2. Cuello y cabeza15%
3. Cola10 %
4. Buche10 %
5. Espalda10 %
6. Alas10 %
7. Patas5 %
8. Estado de forma y radio de acción20 %
Total 100 %
Parámetro de trabajoPeso específico
9. Trabajo en el aire50 %
10. Trabajo en el palomar50 %
Total:100%

Valoración estándar

Puntos
Parámetros Muy deficiente Insuficiente Suficiente Bien Excelente
1-8 4 8 12 16 20
2 3 6 9 12 15
3-4-5-6 2 4 6 8 10
7 1 2 3 4 5
9-10 10 20 30 40 50

Consideraciones finales al estándar:

  • Los parámetros para evaluar el vuelo y el trabajo del buchón jiennense son indistintamente para macho o hembra.
  • Para la valoración del estándar de vuelo y trabajo se tomará el 75% de los puntos de los parámetros de vuelo y el 25% de los de trabajo.
  • La evaluación del estándar de vuelo y trabajo del buchón jiennense es independiente del estándar morfológico del mismo. Podría pasar que un palomo obtenga una planilla de “excelente” en la jaula, y no vuele bien, o el caso contrario, tener una buena planilla de estándar de vuelo y trabajo, y dar en la jaula “insuficiente”, o ser dudosa su raza.
  • Una puntuación muy deficiente en cualquier parámetro será motivo de descalificación.
  • Se considera que un palomo está dentro del estándar de vuelo y trabajo cuando haya obtenido como mínimo 50 puntos entre los diez parámetros enjuiciados.
  • El Club solo expedirá Certificación de aquellos enjuiciamientos que resulten aptos, es decir obtengan un mínimo de 50 puntos.
  • Lo ideal será conseguir un palomo de planilla excelente en la “jaula” y que tenga, además, el certificado de Vuelo y Trabajo.